Casi la mayoría de las personas ha tenido alguna vez en su vida, un dolor en su espalda. Es una dolencia bastante extendida y muy habitual, lo que no es habitual es conocer el significado emocional de ella, es decir, que nos quiere expresar nuestro cuerpo con esta dolor.

La espalda representa mi fortaleza, el apoyo que yo recibo de la vida, mis apoyos para salir adelante, la fuerza con la que día a día salgo adelante.

El significado emocional varía levemente dependiendo la zona de la espalda que nos duela. A continuación, analizaremos lo que nos quiere decir esta dolencia, dependiendo de la zona de la espalda en la que se manifiesta.

 


Problemas en la parte superior de la espalda

 

La parte superior de la espalda tiene relación con toda nuestra percepción, sensación o sentimiento de no tener apoyo emocional, ya sea de la pareja, del amigo, del jefe, del hijo, para realizar o desempeñar un trabajo.

Un dolor en esta zona indica que la persona siente un exceso de responsabilidad, pero no quiere admitirlo. O quizás considera que no recibe el apoyo que se merece.

Además, representa una falta de apoyo emocional. La persona tiene una inseguridad afectiva

Es una persona para quien el «hacer» es muy importante porque eso es lo que le da seguridad.

Cuando alguien hace algo por ella se siente querida. Por otra parte, manifiesta su amor por los demás haciendo cosas para ellos.

Del mismo modo, la espalda puede dolerle lo suficiente como para proporcionarle una excusa para no hacerlo todo porque teme que, si hace demasiado, ya no la ayudarán.

Espera mucho de los demás, y cuando sus expectativas no se cumplen, tiene la impresión de soportar una gran carga.

Como le cuesta trabajo «expresar» sus demandas, cuando lo logra se siente inmovilizada si el otro no responde a ellas, entonces el dolor empeora.

Este dolencia puede también presentarse en una persona que se siente demasiado vigilada en lo que hace.

La persona tiene inconscientemente la sensación de: “Nadie me entiende”, “Nadie me apoya ni me ayuda”, “Tengo muchas responsabilidades”, “Siento mucha carga”

 


Problemas en la parte media de la espalda

 

La parte media de la espalda se relaciona con la culpa

Es una culpa por cosas, palabras, hechos y acciones que dejamos atrás, que dejamos «a nuestras espaldas» y que no podemos olvidar, nos continúa «pesando».

De igual forma, tiene relación con un sentimiento de una traición que no hemos superado

Dolores en la parte central de la espalda corresponden a sentimientos de culpabilidad en el pasado. Sentimientos de haber hecho algo muy malo y haber seguido adelante

Hay una incapacidad para perdonar, perdonarse y olvidar, es un lastre que llevamos arrastrando en la vida.

Lo mismo ocurre si la labor que se cumple, el trabajo o actividad, son pesadas o incómodas, ya sea estar mucho tiempo de pie, estar mucho tiempo sentado, etc.

Cuando la actividad no se disfruta, hay dolor. La persona tiene inconscientemente la sensación de: “Siento culpa”, “Me estanqué en el pasado”, “No hago lo que me gusta”, “Siento que me traicionan”.

 


 Problemas en la parte baja de la espalda

 

La parte baja de la espalda se relaciona con el dinero y las finanzas (zona del tener)

Sentir dolor en la parte inferior de la espalda y zona lumbar, significa un gran miedo al futuro, a perder la libertad de movimiento cuando los demás necesitan su ayuda.

Cuando se siente dolor en esta zona, necesariamente hay un miedo permanente a la escasez, hay mucha inseguridad material, no se siente fuerte ni sostenido económicamente.

La parte baja de la espalda se relaciona con «el tener».

Significa que la persona necesita sentirse apoyada para conseguir dinero, bienes materiales, una pareja, una casa, hijos, un buen trabajo, títulos profesionales, etc.; pero no se atreve a admitirlo.

Suelen ser personas muy activas, puesto que tienen o sienten la responsabilidad de conseguir lo que desean materialmente.

Su miedo a la escasez es el motor que los impulsa a llevar todo el peso de su carga}

Pero todo el dolor en la parte baja de la espalda, se incrementa si estas personas piden ayuda o favores, y estos les son negados, entonces todo empeora y eso puede dejarlas inmovilizadas.

La persona tiene inconscientemente la sensación de: “¿Por qué no tengo más dinero?”, “Tengo miedo a que se me acabe mi dinero”, “Se me va el dinero”, “Nadie me apoya económicamente”.

En muchos de los casos anteriormente señalados, existe también un componente sexual que hay varía de persona a persona.

 


 

¡Te invito cordialmente a trabajar esta dolencia a través de sesiones de hipnosis para así comenzar a actuar sobre las causas emocionales que provocan el dolor de espalda, de ese modo, hacerlas conscientes y provocar el cambio deseado!