Señales de una Baja Autoestima

Todos tenemos en el interior sentimientos no resueltos, aunque no siempre seamos conscientes de ellos. Los sentimientos ocultos de dolor suelen convertirse en enojo, y con el tiempo volvemos ese enojo contra nosotros mismos, dando así lugar a la depresión.

Estos sentimientos pueden asumir muchas formas: odiarnos a nosotros mismos, ataques de ansiedad, repentinos cambios de humor, culpas, reacciones exageradas, hipersensibilidad, buscar el lado negativo en situaciones positivas o sentirse impotentes y autodestructivos.

Cuando una persona no logra ser autentica se le originan los mayores sufrimientos, tales como: enfermedades psicológicas, la depresión, las neurosis y ciertos rasgos que pueden no llegar a ser patológicos, pero que crean una serie de insatisfacciones y situaciones de dolor, como, por ejemplo: timidez, vergüenza, miedos irracionales, trastornos psicosomáticos.

La autoestima es importante porque es nuestra manera de percibirnos y valorarnos, así como también, nuestra autoestima moldea nuestras vidas.

Hay personas que no tienen confianza en sí misma, ni en sus propias posibilidades, lo anterior debido a experiencias que así se lo han hecho sentir, o por mensajes de confirmación o desconfirmación que son trasmitidos por personas importantes en la vida de esta, los cuales la alientan o la denigran.

Otra de las causas por las cuales las personas llegan a desvalorizarse, es por la comparación con los demás, destacando de estos las virtudes en las que son superiores.

 

Por ejemplo: sienten que no llegan a los rendimientos que otros alcanzan; creen que su existencia no tiene una finalidad, un sentido y se sienten incapaces de otorgárselo; sus seres significativos los descalifican y la existencia se reduce a llevar una vida sin sentido.

No llegan a comprender que todas las personas son diferentes, únicas e irrepetibles, por lo que se consideran menos que los demás.

La persona va creciendo y formando su personalidad dentro del ambiente familiar, que es el principal factor que influye en la formación de esta, ya que le incorpora a esta los valores, reglas y costumbres que a veces suelen ser contraproducentes.

Algunos de los aspectos ya mencionados son incorporados a la familia por medio del «modelo» que la sociedad nos presenta, y este es asimilado por todos los grupos sociales.

Pero, la personalidad de cada uno, no sólo se forma a través de la familia, sino también, con lo que esta cree que los demás piensan de ella y con lo que piensa de sí misma, al salir de este ambiente y relacionarse con personas de otro grupo diferente.

 


Actitudes que indican Autoestima Baja

 

1 – Autocrítica dura y excesiva que la mantiene en un estado de insatisfacción consigo mismo

2 – Hipersensibilidad a la crítica, por la que se siente exageradamente atacada/o, herida/o; culpa a los demás de los fracasos o a la situación; cultiva resentimientos tercos contra sus críticos. Indecisión crónica, no por falta de información, sino por miedo exagerado a equivocarse.

3 – Deseo innecesario por complacer, por el que no se atreve a decir NO, por miedo a desagradar y a perder la buena opinión que los demás tienen de ella. En el fondo necesita “ayudar” a los demás para sentirse útil y querida.

4 – Perfeccionismo, autoexigencia esclavizadora de hacer «perfectamente» todo lo que intenta, que conduce a un desmoronamiento interior cuando las cosas no salen con la perfección exigida.

5 – Culpabilidad neurótica, por la que se acusa y recrimina por conductas que no siempre son objetivamente malas; exagera la magnitud de sus errores y malas decisiones y/o los lamenta indefinidamente, sin llegar nunca a perdonarse por completo.

6 – Hostilidad flotante, irritabilidad a flor de piel, siempre a punto de estallar aún por cosas de poca importancia, propia del supercrítico a quién todo le sienta mal, todo le disgusta, todo le decepciona, nada le satisface.

7 – Tendencias defensivas, la persona se convierte en un ser muy negativo (todo lo ve negro: su vida, su futuro, etc.) además demuestra una inapetencia generalizada del gozo de vivir y de la vida misma.

8 – Tendencia a elegir parejas sentimentales que poco le aportan y cuya relación no prospera

9 – Tendencia a elegir trabajos mal remunerados y a quedarse en ellos por mucho tiempo


En fin, esas son solo algunas señales de tener una baja autoestima.

 

¡Te invito cordialmente a desarrollar una saludable autoestima a través de sesiones de hipnosis para así comenzar a actuar sobre las causas emocionales que provocan una baja valoración de sí mismo, de ese modo, hacerlas conscientes y provocar el cambio deseado!